Imprimir esta página

Realismo Mágico

Escrito por  Ginés Sánchez Jun 23, 2020

El pasado 16 de mayo, el icónico escritor jalisciense Juan Rulfo habría cumplido 103 años de vida, y en unos meses en los que no poca gente ha tenido que recurrir a la lectura para aligerar los agobios propios de la pandemia viene mucho al caso explorar un poco los orígenes del fenómeno literario del Boom Latinoamericano.

“¡Lea esa vaina, carajo, para que aprenda!”, le decía en 1959 a Gabriel García Márquez su amigo y también escritor colombiano Álvaro Mutis, mientras le daba un ejemplar de la novela Pedro Páramo, del mexicano Juan Rulfo, leyendo a los pocos días el libro de cuentos El llano en llamas, del mismo autor, hecho que marcó la carrera y la vida del ya hoy fallecido premio Nobel de literatura colombiano y máximo exponente mundial del subgénero conocido como Realismo Mágico.

Dicho término (Realismo Mágico) se aplicó por primera vez a la pintura en los años 20, y después a la literatura a partir de obras principalmente hispanoamericanas en las décadas de los 60 y 70 (con una tendencia a mezclar lo real con lo fantástico), principal estilo del fenómeno conocido mundialmente como el ya mencionado Boom Latinoamericano.

Los dos precursores del Realismo Mágico son escritores mexicanos: Elena Garro, con su obra Los recuerdos del porvenir, escrita entre 1951 y 1953 y publicada en 1963, y Juan Rulfo, con su libro de 17 cuentos publicado en 1953 y su novela en 1955, ambos autores originarios de estados en los que se libraron las luchas cristeras (Puebla y Jalisco). Elena Garro fue dramaturga, novelista, cuentista y también poeta; se le puede considerar una valiente feminista que luchó por romper el molde de la mujer mexicana sumisa y obediente. Rulfo fue menos prolífico, pues sólo publicó en toda su vida dos obras de fama universal.

Como se puede ver, sin México no se podría concebir al Realismo Mágico, tal vez porque la palabra México, viene de Mágico. n