La Jornada Guerrero - Jueves, 14 Diciembre 2017

Siempre habrá inconformidades, pero no se negociará, afirma


El gobernador Héctor Astudillo Flores sostuvo que el traslado del Hospital General hacia las nuevas instalaciones de El Quemado no es un acto arbitrario, y afirmó que siempre habrá inconformidades, pero también es necesario hacer el cambio, el cual no se negociará.

Afirmó que en Acapulco habrá 4,000 elementos de seguridad para el período vacacional de diciembre, y otros cuatro mil en el estado; y afirmó que el asesinato del arquitecto Humberto Díaz Añorve se está investigando, e igualmente dijo que se está revisando la petición que hicieron varios ayuntamientos, de préstamos para poder pagar sus aguinaldos.

Astudillo Flores encabezó una reunión del gabinete de seguridad, tras lo cual fue abordado por reporteros.

En cuanto al caso del Hospital General, donde hay resistencia para el traslado, dijo el mandatario que siempre habrá resistencias en este tipo de movimientos, pero aseguró que este no es “de alguna ocurrencia ni tampoco es un acto arbitrario”.

Sostuvo que nuevo nosocomio “está listo” y tiene “características de modernidad, hay operatividad extraordinaria, creo que llegó el momento de hacerlo y quien no esté conforme creo que hay que escucharles y orientarles, hay que buscar la manera de cómo mayoritariamente podamos avanzar en esto, pero no es un tema que se va a negociar, no es un tema que se puede parar, es un tema que se está moviendo y hay una gran decisión para que se pueda tenerlo”.

Publicado en Sociedad y Justicia

Con la presencia del secretario de Salud, se empezó a laborar a 80 por ciento, indican

El área de urgencias aún quedó en el edificio viejo del nosocomio, informa el director general


Coyuca de Catalán, 14 de diciembre. Luego de dos años de culminar la construcción de las nuevas instalaciones del hospital general Guillermo Soberón Acevedo, abrerieron sin inaugurar el edificio, y que con la presencia del secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos, se empezó a laborar a un 80 por ciento, explicaron.

Y es que el área de urgencias aún quedó en el viejo edificio, y durante este día se dieron varios traslados de pacientes, en la que si bien no hay suficientes medicamentos ni personal, “sí hay mucha voluntad”, expuso el director general, René Gómez Medina.

Dos años tuvieron que transcurrir luego de culminarse la construcción de las nuevas instalaciones del nosocomio proyectado desde la era gubernamental de Zeferino Torreblanca Galindo, quien aseguró en su último informe, que dejaba 50 millones de pesos para la primera etapa del nuevo edificio.

Durante este 2017, desde el mes de abril se empezó a anunciar que el viejo edificio sería desalojado para ocupar las nuevas instalaciones, posteriormente se dio una fecha para el cambio: 12 de mayo, pero se volvió a posponer, posteriormente se habló de septiembre y de octubre, pues habían encontrado 69 anomalías en la construcción.

La plantilla laboral, incluidas 100 enfermeras que hacían falta, no se completó para el mes de diciembre, no obstante, el secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos, al participar en un foro priísta organizado este pasado 9 de diciembre, aseguró que pronto los calentanos habrían de ocupar las nuevas instalaciones del Soberón Acevedo.

Publicado en Sociedad y Justicia

Archivo

« Noviembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30