La Jornada Guerrero - Lunes, 26 Agosto 2019
Martes, 27 Agosto 2019 00:05

La Amazonía

Lo inaudito, para el año 2070, en un escenario pesimista, los científicos situaban una circunstancia como la vista este año en Groenlandia: el comienzo de su proceso apocalíptico de derretimiento, con todo y los desatres que esto traerá consigo. La selva amazónica lleva más de 10 días incendiándose, el pulmón más importante del planeta, sí, y los medios tradicionales ni siquiera hacen mención, como si hicieron gran eco y alharaca con el incendio de un vejestorio por completo inútil a la humanidad y con mucha más razón al planeta, como es la catedral de Notre Dame en París.

Año con año el planeta va hacia una situación dantesca, pero vuelvo a los medios masivos de comuncacion, que no son más que un reflejo de la imbecilidad montruosa del ser humano: su tema principal, día con día y desde hace mese, no es otro más que si los bancos centrales de los países bajan o no medio punto porcentual en su tasa de interés. El planeta Tierra es un organismo vivo, sin duda, enfermo de una suerte de virus o cáncer muy agresivo: los humanos, que por más tratamientos, basados en terremotos, huracanes, enfermedades y guerras no son más que paliativos, como una aspirina para el mal que lo carcome a una velocidad de espanto.

El planeta Tierra, ese diminuto punto azul en medio de la inmensidad, está muy enfermo, sí, pero hay una buena para él: la resiliencia que posee es muy fuerte, aunque comparado con la fugaz y mísera vida de los microorganismos nocivos llamados seres humanos, podría parecer larguísima, pero (para alivio del planeta) ha demostrado haber podido sobreponerse incluso a un enorme meteoro, caído en una era ya muy lejana, y que terminó en ese momento con gran parte de la vida que albergaba en aquellos tiempos.

La ya nueva llamada era antropoceno en este planeta dejará huellas de larguísima data en el mismo, así los Estados y sus gobiernos tomasen acciones drásticas y radicales para, ya no digamos revertir, sino detener o desacelerar los perjuicios criminales al mismo y a sus ecosistemas, mismos que guardarían un orden y un equilibrio que sólo es capaz de romper esta especie, el Homo sapiens, el que afirma, entre otras muchas, la estupidez de estar “hecho a imagen y semejanza de Dios”.

Y vuelvo al tema de la resiliencia: eso es extraordinario, a la postre para el planeta, pero (así como ocurrió con el meteorito que cayó en la hoy península de Yucatán), es muy posible que la mayoría de las especies hoy existentes, incluido el hombre, no puedan ver el renacer de esta esfera azul. Si tanta inteligencia ha tenido el ser humano para desarrollar su progreso egoísta y artero, ojalá que la tenga, y pronto, para emprender una serie de medidas que comiencen a solucionar el armagedón que ya comienza, aunque el que esto escribe tiene sus serias dudas; seguro los próximos meses el mundo entero (sí, así se autodenomina esta especie bípeda y estúpida) estará centrando su atención en cuestiones mucho más “importantes”, como la guerra comercial entre China y Estados Unidos, y en estar pendientes en ver qué smarthphone sale al mercado, para presto, hacer fila en alguna tienda distribuidora y pagarlo a cómodos 18 meses sin intereses; acto seguido, laxará su conciencia dando un like o retuit a algún mensaje frívolo e inútil, como “#PrayForAmazonia”. n

Publicado en Artículo
Martes, 27 Agosto 2019 00:05

Suspeg contra alcaldías

Como lo habían anunciado, trabajadores de una veintena de ayuntamientos de la entidad paralizaron labores para exigir a los alcaldes que paguen al Instituto de Seguridad Social de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero (Issspeg) las cuotas que les han descontado por años, hecho que mantiene a la institución en quiebra.

El alcalde de Iguala, Antonio Jaimes, estuvo presente al principio de la manifestación en el ayuntamiento; afirmó que desde la primera quincena de su gestión ha pagado los 900 mil pesos que le corresponde a su gobierno entregar, por lo que su administración no tiene deuda alguna, y la existente es de administraciones pasadas.

Planteó una pregunta contundente: ¿Por qué a los gobiernos pasados no les exigieron, siendo quienes les dejaron ese problema?.

Durante años, las alcaldías han retenido las cuotas a sus trabajadores y se han quedado con ellas en vez de entregarlas al Issspeg; no obstante, no sólo los alcaldes han sido pasivos ante la irregularidad, sino también el Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (Suspeg), que agrupa a los trabajadores, al igual que el Congreso local y los directivos de la misma institución, que no han hecho lo suficiente para recuperar ese dinero.

De esta manera, unos y otros han causado que los adeudos se conviertan en millonarios y prácticamente impagables; por tanto, con esta medida de presión ejercida ayer, el sindicato coloca contra la pared a los municipios.

Así, el líder del Suspeg, David Martínez Mastache, declaró que de los 700 millones que adeudan los municipios, a Acapulco le corresponden 197 millones, pero la actual administración adeudará 87 millones más cuando concluya agosto.

Ya la alcaldesa Adela Román Ocampo levantó las manos en señal de rendición, advirtiendo que pagar los 197 millones no le será humanamente posible.

Queda claro que, ante la imposibilidad de que los municipios paguen dinero que debieron entregar administraciones pasadas, el Suspeg no tendrá más opción que negociar y buscar aparte maneras de que, en adelante, los ayuntamientos paguen puntualmente ese dinero que, al final de cuentas, no les corresponde.

Tuvo que advertir Héctor Astudillo Flores que su gobierno ya no pagará adeudos de municipios al Issspeg, para que los dirigentes sindicales salieran de su letargo y acto seguido colocaran de rodillas a los alcaldes por deudas que en su mayor parte no les corresponden. n

Publicado en Editorial

Maestros aglutinados a la sección 18 bloquean la céntrica avenida Benito Juárez

Burócratas del ayuntamiento de Chilpancingo, de la sección 28, toman las oficinas municipales


Chilpancingo, 26 de agosto. Como fue anunciado la semana pasada, este lunes trabajadores aglutinados en las secciones 18 y 28 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (Suspeg) iniciaron sus movilizaciones para exigir que se pague la histórica deuda que los ayuntamientos tienen con el Instituto de Seguridad Social de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero (Issspeg).

Mientras que los integrantes de la sección 18, la cual está conformada por docentes, bloquearon al menos cinco tramos de la avenida Benito Juárez; impidiendo la libre circulación vehicular; los miembros de la 28, conformada por trabajadores del ayuntamiento capitalino, tomaron y cerraron el inmueble que alberga a las oficinas municipales.

Estas movilizaciones se dan a raíz del anuncio del gobernador Héctor Astudillo Flores, quien dijo que la administración estatal dejará de pagar las deudas que enfrentan los ayuntamientos con el Issspeg, recurso que sirve para la jubilación de los trabajadores.

La secretaria general de la sección 18, la profesora María Adelita Radilla López, dijo que la principal exigencia de los trabajadores sindicalizados es dirigida hacia los ayuntamientos y a los organismos públicos descentralizados, quienes no pagan las cuotas al Issspeg.

Explicó que la morosidad de las autoridades complica el retiro de miles de trabajadores, quienes deciden no jubilarse porque no existe la certeza de que recibirán sus pagos, a pesar de que cada quincena les descuentan sus cuotas, que equivalen a 11 por ciento de su salario.

“Es muy preocupante que, después de tantos años que hemos aportado para nuestro futuro, nos digan de la noche a la mañana que ya no habrá recursos; esto repercute de manera catastrófica, porque nuestros compañeros jubilados y pensionados es de lo que viven”, declaró.

Por ello, hizo un llamado al gobernador para que ejerza el poder que tiene y por medio de la Secretaría de Finanzas (Sefina) le retenga a los municipios los recursos necesarios para que se puedan pagar las deudas que tienen con el Issspeg.

“A nosotros nos hacen el descuento de nuestras cuotas de manera puntual, cada quincena nos retienen nuestra aportación, como trabajadores cumplimos nuestra obligación, pero a la hora de la jubilación el patrón siempre dice que no hay recursos”, enfatizó.

En el caso del ayuntamiento de Chilpancingo, se confirmó que la deuda histórica es de 130 millones de pesos, mientras que en su primer año de gobierno Antonio Gaspar ha acumulado una deuda de 33 millones.

Publicado en Política

Archivo

« Septiembre 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30