La Jornada Guerrero - Lunes, 02 Marzo 2020
Martes, 03 Marzo 2020 02:12

El regaño de Landau

Inaceptable, indignante y absurdo. Esos términos y más merece el regaño público a nuestro secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo Montaño, por el embajador de Estados Unidos, el señor Christopher Landau.

Si el embajador piensa que puede hacer eso sólo por comer tacos y tortas con chile, enseñarnos que “se interesa” por nuestra historia y cultura, todo esto presumiendo en sus redes sociales, está muy equivocado. Hace cinco siglos ya quedaron los tiempos en que los españoles vinieron a estas tierras a cambiar espejitos por oro (aunque en los peores años del neoliberalismo, de 2000 a 2018, el saqueo de multinacionales haya sido aún más bestial).

Aquí no va a exhibir usted a un funcionario de primer nivel y a prueba de toda mácula, mucho peor aun cuando la mayoría, sin temor a equivocarme, de los males que invocó en dicha reunión hecha pública son provocados por su país mismo; sí, uno donde se vende todo tipo de drogas como si fueran chocolates en todas las esquinas, lo mismo que las armas se fabrican al por mayor y se puede adquirir armas de enormes calibres y altísima tecnología en cualquier supermercado o centro comercial, mismos dos problemas que nos pegan directo a nosotros, los mexicanos.

El regaño lo quisiéramos ver a las autoridades del país que representa, por no ver reflejados sus esfuerzos en resultados en la disminución de la ingesta de toneladas y toneladas de droga, que (¡oh, maldición geográfica!) tienen que pasar en su inmensa mayoría por nuestra frontera norte, lo mismo que las armas y miles de millones de dólares en efectivo de regreso, siendo su frontera una caricatura, porque o sus elementos fronterizos son muy ineptos o son, de plano, parte del negocio; no hay más.

Ahora, que si realmente quisiera usted, señor Landau, ayudar a México (y a su país) en que se fueran reduciendo esos números de escándalo, haga las gestiones necesarias para obtener toda la información posible del personaje que ocupó el mismo cargo del hoy injustamente puesto en evidencia Alfonso Durazo, y que es, y lo sabe usted a la perfección, don Genaro García Luna, el superpolicía mexicano durante 12 largos e infernales años, socio él, directo de los criminales, y el funcionario consentido del entonces presidente Felipe Calderón; debe usted inferir, supongo, la obviedad de lo más grave: la posibilidad de un presidente de México socio de la delincuencia, porque esa conclusión la sacaría hasta un niño de siete años.

Su país tiene todo para que se haga justicia y el señor Calderón pase el resto de sus días, en caso de hallarse culpable, en una fría, pequeña e incomunicada celda, porque, entonces sí, créame, todos los políticos mexicanos en adelante y demás autoridades relacionadas con la procuración y administración de justicia, se pensarían mil veces en hacer sinergia con los mismos a quienes debieran, por obligación, combatir.

Nos da gusto, y mucho, que coma usted tacos, tamales y tortas con chile, que cante nuestras canciones, y es usted bienvenido en México, pero como un ciudadano más, en este caso con las credenciales de su dignísima representación diplomática. Debemos de ser no solo vecinos, sino amigos y hermanos, y sus actitudes de hoy no abonan sino en sentido opuesto. Y también algo debe usted ya saber, y es una sentencia que pronunció el general y presidente Porfirio Díaz, que ideologías aparte, encierra toda la razón: “Pobre México, tan lejos de Dios, tan cerca de Estados Unidos”. Hagamos todos juntos, pues, que estas palabras comiencen a perder vigencia. n

Publicado en Artículo
Martes, 03 Marzo 2020 02:11

Focos rojos

Si el coronavirus ha matado ya a casi 3 mil chinos, quiere decir que es un mal peligroso, y si bien no se debe dar margen a que cunda la alarma entre la población guerrerense, tampoco debe minimizarse el problema y menos aun actuar de manera indiferente, porque sería caer en la irresponsabilidad y la inconciencia.

En principio, habrá que estar atentos a la información que sobre el tema difundan las autoridades y apegarse a las medidas de prevención que incluya el protocolo del caso.

Por otro lado, los representantes de religiones y otros grupos y sectores de la sociedad juegan un papel importante en la orientación y en la ejecución de medidas de protección.

Al llegar el Covid-19 a México, de inmediato se han encendido los focos rojos.

La Iglesia católica puso en marcha desde este domingo primero, normas tendentes a impedir contagios, como evitar el abrazo al momento de desear la paz y, a la hora de la comunión, entregar la hostia en la mano en vez de darla en la boca.

La secretarías de Salud y de Educación Guerrero informaron estar coordinándose para implementar un protocolo preventivo.

Aseguraron que no es necesario usar cubrebocas, pero deben tomarse en cuenta medidas como evitar enviar a los niños y niñas a la escuela si presentan una infección respiratoria.

El rector de la UAGro, Javier Saldaña Almazán, dio a conocer que la Universidad dotará de gel antibacterial a las escuelas y centros de trabajo.

La Secretaría de Salud rechazó que haya algún caso de coronavirus en la entidad, en tanto la alcaldía desechó el rumor en el sentido de que en hospitales de Acapulco había casos de personas con el mal.

Si la información que usualmente manejan los hospitales gubernamentales es de saturación con pacientes sobre todo de enfermos de diabetes, obesidad e hipertensión arterial, además del desabasto de medicamentos y material quirúrgico y de curación, no se conoce a ciencia cierta cómo responderían si la epidemia ataca Guerrero, pero la idea principal es precisamente observar cuidadosamente las medidas preventivas para no llegar a los centros hospitalarios.

Publicado en Editorial

Archivo

« Julio 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31