La Jornada Guerrero - Martes, 21 Abril 2020

Va dirigida a productores en pequeña escala de maíz, frijol y arroz del estado


Chilpancingo, 21 de abril. El gobierno federal a través de la Secretaría de Agricultura y  Desarrollo Rural (Sader) convocó a productores a pequeña escala de maíz, frijol y arroz del estado para participar en el programa del fertilizantes, del que se recibirá documentación hasta el 22 de mayo en los módulos de atención publicados en la Delegación de los Programas para el Desarrollo de la Secretaría del Bienestar.

Sin embargo, en la convocatoria se aclara que la presentación de la solicitud de apoyo y cumplimiento de los requisitos, no genera obligación para la Secretaría de otorgar los apoyos, que la entrega de los apoyos está sujeta a suficiencia presupuestaria.

Para la convocatoria del estado se anexa el directorio de centros integradores de desarrollo para realizar el registro de solicitudes del programa.

En la convocatoria indica que unos de los requisitos para ser acreedores del beneficio son ser productor de pequeña escala de maíz, frijol, arroz del estado; estar registrado en el padrón de productores de la Secretaría; completar la solicitud de apoyo; identificación oficial; comprobante de domicilio y comprobar la legal posesión del predio.

Aclara que conforme a la suficiencia presupuestaria se dará prioridad a quienes han sido beneficiados por el Programa de Fertilizante 2019; productores registrados en el Padrón del Programa de Producción para el Bienestar dedicados a la producción de cultivos prioritarios y cumplan con los requisitos establecidos en las reglas; población solicitante de mujeres, discapacitados, que pertenezcan a localidades indígenas.

También se dará prioridad a la población solicitante que cuente con validación como productor de cultivos prioritarios enmarcados en la convocatoria de la entidad a la que aplique su solicitud  por parte de las instalaciones auxiliares.

En la convocatoria se describe que el concepto de apoyo es paquete de fertilizante y la cantidad máxima de apoyo por productor es de hasta 600 kilogramos del producto.

Por lo tanto, cada productor podrá obtener hasta 300 kilogramos por hectárea, conforme a lo siguiente: 150 kilogramos de urea y dap 150 kilogramos.

Llama diputado a Sader a revisar el programa con campesinos

Ante las diversas quejas de productores agrícolas y campesinos de Guerrero por algunas irregularidades en las reglas de operación para la entrega del fertilizante, diputados locales llamaron al secretario de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, a reunirse con los beneficiados para revisar la operatividad del programa.

La propuesta fue presentada por el diputado Antonio Helguera Jiménez, quien pidió que Villalobos Arámbula promueva y coordine reuniones de trabajo con productores agrícolas, beneficiarios del Programa de Fertilizante y con representantes ejidales y comunales de Guerrero para revisar la eficiencia y eficacia de las Reglas de Operación, los criterios técnicos de selección, la mecánica operativa del programa, la supervisión, evaluación y seguimiento y la población solicitante y beneficiaria, con el objetivo de que el fertilizante se entregue oportunamente a verdaderos productores del campo.

Por ello consideró que es imprescindible esta coordinación de las instancias ejecutoras con los beneficiarios para poder tener una entrega oportuna, democrática y transparente.

Publicado en Política
Miércoles, 22 Abril 2020 04:22

Covid-19, reto y oportunidad

Es un hecho que, en más de un sentido, la pandemia del Covid-19 está igualando a los países de todo el mundo por cuanto los está poniendo a todos en una situación de emergencia similar, que unos gobiernos han sorteado hasta ahora mejor que otros.

No significa esto que naciones e individuos saldrán más iguales que sus contrapartes al finalizar este trance; es claro que quienes tienen menos recursos y menos preparación pueden salir de éste peor de lo que estaban al entrar.

Pero el hecho es que el virus ataca a todos por igual, y se ha llevado a la tumba a ricos y pobres, a cultos e incultos, a hombres y mujeres, a niños y ancianos. Algunas víctimas lo resisten mejor y hasta lo superan, pero todos son susceptibles de resultar afectados.

Hasta ahora no puede ser catalogado como enfermedad de la pobreza porque, si bien la bonanza material ayuda a darle mejor batalla, no es ninguna garantía de supervivencia. En ese sentido, por ejemplo, también ha igualado a países y personas.

En el caso de los recursos didácticos y medios de enseñanza –tema que viene a cuento porque este lunes se reanudaron las clases, pero sólo por Internet y por televisión–, los menos adelantados se han visto obligados, como nuestro país, a acelerar el paso para generalizar el uso de nuevos medios educativos, como ya lo hacían naciones más avanzadas antes de esta experiencia.

Esto será así aunque una mayoría no tenga aún acceso a la red de redes; si no quieren retrasarse más, los rezagados –inexpertos en estos terrenos– tendrán que hacer un esfuerzo extraordinario para ponerse al corriente, incluso a pesar de la falta de apoyo específico del gobierno, acuciado como está por la emergencia.

También ha obligado a modificar usos y costumbres en lo que se refiere a muestras de afecto y los gestos de urbanidad propios de cada cultura.

Es previsible que estos dos cambios, entre otros, se mantendrán vigentes, en expansión y en arraigo al menos mientras dura la presencia del microorganismo activo en nuestros entornos y, con suerte, también se integrarán a los usos y costumbres de pueblos y regiones si es que la situación se prolonga lo suficiente.

Es deseable que se pueda conservar todo aquello que sirva para empujar hacia la modernización del país al avanzar en terrenos poco conocidos para muchos. n

Publicado en Editorial

Archivo

« Abril 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30