La Jornada Guerrero - Lunes, 25 Mayo 2020

Escasean los recursos para el campamento tortuguero, pero lo peor es que se adelantó la temporada de desove, relata


La Unión, 25 de mayo. La conservación de tortugas marinas en la comunidad de Troncones, en La Unión, está en riesgo por la crisis económica provocada por la pandemia de coronavirus; el presidente de la asociación Troncones Ecot, Roberto Rosas Chino, dio a conocer que se adelantó el periodo de desove, pero faltan recursos para el campamento.

Consultado este lunes, explicó que desde 2007 comenzó el proyecto para rescatar huevos de las especies golfina, prieta y laúd en siete kilómetros de franja de arena. Se logra el rescate de hasta 800 huevos anuales la especie prieta; 400 huevos de laúd o menos; y hasta 100 mil de la especie golfina.

Relata que por el coronavirus se paró la economía del campamento, “se requieren vales de gasolina, mantenimiento de cuatrimotos, malla sombra, saca hoyos, letreros en playa; nos apoyamos del turismo, pero ahora los donativos están en cero; nos echan porras pero nada más”.

Rosas Chino añade que la ausencia de turismo provocó la llegada temprana de tortugas, por lo regular la temporada inicia en julio, pero este mayo se han rescatado 15 nidos de quelonios marinos, “está pintando bien la temporada, pero ocupamos recursos” insistió.

Del apoyo del gobierno municipal, dijo que a la actual administración no se ha solicitado, pero en el pasado se ha hecho y el gobierno se excusa con la falta de recursos.

“Se ha pedido a Ecología (municipal) que participen, pero no se involucran en nada, se han pedido letreros para que no entren cuatrimotos a la playa, es algo muy sencillo”.

Cuando hay turismo, explica, se hacen liberaciones masivas para recaudar fondos, pero por la situación actual, “pedimos ayuda del gobierno para sostener el campamento que lo activan por ahora cuatro personas de 12 que se llegan a ocupar”.

Rosas concluyó que, de mantenerse esta situación, no se recolectarán todos los huevos, y se dejarán nidos en la franja de arena por lo que será prioritario que se involucre la comunidad para la conservación de los nidos.

Publicado en Sociedad y Justicia

Nuestros negocios están descapitalizados y endeudados, señala David Deloya Hernández

Hicieron varias peticiones al gobierno para hacer frente a estragos económicos por Covid-19, indica

Han llegado grupos de turistas a Puerto Marqués, pero son conminados a abandonar el área, acusa


Integrantes de la coalición de restauranteros, quienes se integraron para hacer frente a los estragos económicos ocasionados por el Covid-19, no han sido atendidos por autoridades, expresó uno de los portavoces del frente,  David Deloya Hernández, presidente de la Unión Única de Restauranteros de Puerto Marqués.

El pasado seis de mayo, restauranteros de sitios turísticos de Acapulco, desde Barra Vieja hasta Puerto Marqués y Revolcadero, pidieron ayuda al gobierno para hacer frente al pago de impuestos, entre otras solicitudes, como la condonación en el pago de servicios como el agua, impuesto predial, uso y goce de zona federal, pago de licencias.

Asimismo, que al concluir la emergencia sanitaria se permita el tránsito por la autopista del Sol sin costo, con el objetivo de reactivar la industria turística.

Sin embargo, Deloya Hernández advirtió que no han sido atendidos por ningún representante de los tres niveles de gobierno, luego del cierre de playas decretado por autoridades, desde el pasado dos de abril.

Insistió que existe incertidumbre entre propietarios de restaurantes.

Deloya Hernández enfatizó que “actualmente nuestros negocios están descapitalizados y endeudados, que solicitamos mercancía a crédito y equipo de trabajo, con la esperanza de pagar los préstamos tras el periodo vacacional de Semana Santa, la cual no tuvimos”.

Agregó que “ya tenemos más de dos meses sin trabajar por falta de turismo, estamos sufriendo los estragos económicos del nuevo coronavirus, no podemos salir de casa, estamos imposibilitados de buscar el alimento para nuestras familias”.

Deloya Hernández explicó que en días recientes han llegado grupos de turistas a Puerto Marqués, pero son conminados a abandonar el área.

Insistió que “necesitamos urgentemente apoyo inmediato de los gobiernos municipal, estatal, federal, alguna señal, que nos escuchen, que nos permitan entregar nuestras peticiones, para dar solución a la crisis que enfrentamos restauranteros y prestadores de servicios turísticos.” Por otra parte, Deloya Hernández lamentó que las despensas y ayuda que ha llegado a Puerto Marqués, continúa siendo distribuida con criterios políticos, aunque reconoció que ya cuentan con tres cocinas comunitarias, luego de los conflictos suscitados recientemente, entre pobladores y autoridades municipales.

Publicado en Turismo y Economía

Esperan a que se termine la contingencia y suban las ventas en Chilpancingo, dicen

En el caso de las fondas nos dio en la torre, más porque la gente ya no viene, señalan cocineras


Chilpancingo, 25 de mayo. Derivado de las bajas ventas, locatarios de la nave cuatro, la cual alberga a las cocinas económicas, juguerias y demás puestos de comida, del mercado Baltazar R. Leyva Mancilla han cerrado sus negocios, en espera de que se termine la contingencia sanitaria que hay por el Covid-19 y se reanuden de manera normal las actividades económicas, ya que esto ha provocado que sus ventas se disminuyan hasta en 90 por ciento.

Algunos comerciantes, que aún mantienen sus negocios abiertos, señalaron que luego de los supuestos casos positivos de coronavirus en esta central de abastos, las ventas han disminuido aún más, por lo que se está complicando que sigan vendiendo alimentos.

Indicando que, la decisión la tomaron las encargadas de los negocios de alimento, luego de que el viernes las autoridades del municipio, efectivos de la Guardia Nacional y policías estatales, cerraron los negocios no esenciales dentro del mercado, situación por la que ya no acuden clientes.

Dijeron que desde el día domingo los negocios de comidas bajaron sus cortinas, mientras que las vendedoras de antojitos mexicanos, chivo, birria de res, jugos, licuados y tortas realizaban sus labores de manera normal. Cabe señalar que, en el caso de las fondas y de acuerdo con los comerciantes, llevan cerradas más de una semana, dado que no cuentan con el recurso suficiente para comprar sus productos y preparar los alimentos que ofertan diariamente, así como para pagar renta, energía eléctrica y el salario de sus trabajadores.

“Nos dio en la torre, más porque la gente ya no viene al mercado”, exclamo una vendedora.

Siendo que en esta central de abastos cerraron todos los negocios de florería, ropa, guaraches, zapaterías, productos de belleza y accesorios de celulares, que forman parte de los negocios catalogados como “no esenciales”.

Pero, las cocineras indicaron que a partir del próximo 1 de junio, los negocios cerraros reabrirán, ya que, aseguraron, el gobierno dice que desde esa fecha las actividades comenzaran a normalizarse.

Publicado en Turismo y Economía

Los mercados para esa fruta están cerrados por la contingencia, señala José Mena 

Han sido afectados cientos de empleados del sector coprero porque se quedaron sin trabajo, acusa

Productores tiraron agua y coco jimado porque los compradores redujeron sus pedidos, lamenta


Tecpan, 25 de mayo. Debido a la contingencia sanitaria por el Covid-19, la comercialización del coco en Guerrero se redujo 70 por ciento, porque la mayoría de los mercados para esa fruta están cerrados, informó José Mena Menera, presidente del Comité Nacional del Sistema Palma de Coco.

Abundó que cientos de trabajadores dentro del sector coprero también han sido afectados por la contingencia sanitaria porque se quedaron sin trabajo, debido a que al bajar la comercialización también se cayó la producción y el trabajo en las huertas, y eso ha originado también, añadió, que decenas de toneladas de coco se echen a perder.

Dijo que hay productores que tuvieron que tirar miles de litros de agua de coco y toneladas de coco jimado porque los compradores redujeron sus pedidos por la falta de demanda a consecuencia de la pandemia, lo que significó pérdidas millonarias para muchos cococultores guerrerenses.

En entrevista explicó que el mercado para el coco jimado, que es el que mayor demanda tiene actualmente porque se usa para la fabricación de dulces, jabones, champús, cremas, carbón activado, sustratos y otros productos, se vino abajo una vez que comenzaron a aplicarse las medidas de prevención para evitar contagios, situación que no solamente afectó a Guerrero como líder en la producción nacional, sino a los demás estados productores como Colima, Campeche, Chiapas, Michoacán, Veracruz, Tabasco, Oaxaca y Jalisco.

“Hay casos de compañeros que tenían comprometida la venta de 30 mil litros de agua de coco y de pronto la empresa compradora les avisó que el pedido se reducía a 10 mil litros, por lo que tuvieron que tirar, literalmente, los otros 20 mil litros. Y lo mismo ocurrió con productores que tenían listos pedidos de 20 toneladas de coco jimado, que sólo pudieron vender 5 toneladas y el resto lo echaron a la basura”, puntualizó.

El también presidente del Sistema Producto Palma de Coco de Guerrero, indicó que se vislumbra un futuro negro, al menos este año, para ese sector, “lo que al menos en Guerrero, tendrá un impacto económico mayúsculo, porque miles de familias dependen de esa actividad”, apuntó.

Mena Menera negó que hasta hoy el gobierno federal destine recursos para ayudar a los productores de coco, por lo que pidió a la Federación que diseñe estrategias emergentes para la creación de programas de empleo para ayudar a los trabajadores, porque éstos, aseguró, son los más afectados por la emergencia sanitaria que se vive actualmente.

Publicado en Turismo y Economía

Archivo

« Diciembre 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31