“Quieren mandar a supervisores para que les demos propina”


Personas de la tercera edad denunciaron que la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (Capama), no aplicó los descuentos que recibe este sector en los pagos anuales y que no tienen dinero para solventar el cobro, porque en lo que va de la pandemia, el DIF Acapulco sólo les dio una despensa.

Tres mujeres y cuatro hombres de entre 69 y 87 años de edad que viven en las colonias Hogar Moderno y Marañona, señalaron que cada año hacen un depósito anual a la Capama con un descuento de 50 por ciento ajustado todo a 12 meses por transcurrir, con el fin de movilizarse sólo una vez.

Delfina Lorenzo Saldoval, de 77 años, dijo que ella y sus vecinos llegaron a la ventanilla para que se les aplicará la tarifa especial basada en la Ley de Derechos de la Personas Adultas Mayores, pero que les negaron la garantía, porque comentaron que “hay gente nueva, no están organizados y quieren mandarnos a sus supervisores para que les demos propina y así, sí hagan el descuento”.

La usuaria señaló que el servicio de la paramunicipal es deficiente, el agua llega sucia a sus viviendas y el trato del personal de la Comisión y del ayuntamiento es cruel hacia los más vulnerables, ya que les obligan a caminar más, a arriesgar su salud en el transporte público por los contagios de coronavirus, “cuando no tenemos dinero y vamos ahorrando para comer y no salir de la casa”.

El señor Virgilio Palacios Simón mencionó que él se alimentaba en el comedor del DIF municipal, pero que en medio de la pandemia lo cerraron para abrir otros en diferentes zonas del puerto y que lo hicieron acudir a traer su porción hasta el Malecón.

Lamentó que esta administración les haya llevado al grupo de beneficiarios del comedor “una sola despensa en cinco meses, nos entregaron a domicilio y creen que así hacen su trabajo, viven en otro mundo si piensan que ya nos ganaron con eso”.

El grupo pidió que se haga válido el descuento en sus recibos y que no les obliguen a recibir en sus casas a empleados, que no saben si los pueden contagiar de Covid-19 porque entonces, “no vamos a tener ni para el agua, ni para comida y menos para medicinas”.

Vecinos del fraccionamiento La Marquesa, ubicado en el poblado de Llano Largo, denunciaron escurrimientos de aguas negras en ese centro poblacional y que llevan varios días sin el servicio de agua potable.

Habitantes difundieron un video en el que se observa en la entrada del fraccionamiento un encharcamiento de aguas negras.

Culparon a la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (Capama) del problema del encharcamiento y de la falta de agua potable en sus viviendas.

Incluso tienen colocadas lonas contra la paramunicipal en el interior del fraccionamiento: “Capama estamos hartos de tu pésimo servicio”, se lee en las lonas.

La vecina María Núñez se quejó del mal olor que generan las aguas negras en el fraccionamiento y del mal servicio que les ha dado el organismo operador del agua en Acapulco.

“Estamos inundados en aguas negras y en las casas no hay ni una gota de agua”, manifestó.

Aseguró que ya han hecho constantes reportes a la Capama, pero hasta el momento no han recibido solución al problema de la falta de agua potable y ahora del encharcamiento de aguas negras.

“No se puede empezar cambiando la fachada, sino la casa”


El presidente de la mesa directiva del Congreso local, Eduardo Cueva Ruiz, advirtió que no basta con cambiar de nombre a Capama, pues si lo que se quiere es recomponer el organismo, se debe aplicar un proyecto de restructuración de sus finanzas.

Dijo que sólo en esas condiciones no volverían a ocurrir situaciones como la de ayer, cuando se suspendió el pago de aguinaldo a los trabajadores.

En entrevista telefónica, el legislador del Partido Verde, quien ha mantenido una actitud crítica hacia la administración del perredista Evodio Velázquez, señaló que antes que cambiar el nombre debe darse una restructuración profunda en términos financieros de la paramunicipal, pues “no se puede empezar cambiando la fachada, sino la casa”.

De nada sirve, dijo, cambiar el nombre si no se mejoran las finanzas internas, si no se sanean. “La idea es que haya agua en los domicilios, que quienes pagan sus recibos también tengan el servicio a tiempo; pero hoy mismo están los trabajadores en paro, y pareciera que no habrá agua precisamente en estos momentos de afluencia vacacional”, expresó.

En las próximas horas se continuarán solventando pagos a los trabajadores


Acapulco, Gro., 26 de diciembre.- Pese a que trabajadores sindicalizados de Capama se mantienen en paro debido a que no les ha sigo pagado el aguinaldo, el gobierno de Acapulco informa que la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio (Capama), trabaja de forma habitual y sus equipos de bombeo operan al 100 por ciento, por lo que se garantiza a la población acapulqueña el abastecimiento del líquido vital.

El encargado de despacho de la Dirección General de Capama, Francisco Javier Ríos Martínez, informó que actualmente se tiene una cobertura de agua potable cercana al 80 por ciento en la ciudad.

Sobre el pago pendiente de aguinaldo a algunos trabajadores del organismo, dijo que este martes comenzó nuevamente la dispersión de los recursos, ya que se cuenta con el servicio de bancos activos.

Finalmente, informó que durante las próximas horas continuarán solventando el compromiso de pago a los trabajadores.

La base trabajadora está desencantada, señala ex integrante de la dirigencia sindical

La mala imagen del organismo no cambiará sólo con la modificación del acrónimo a Coagua: regidora


Al menos mil trabajadores de la Comisión de Agua potable y Alcantarillado del municipio de Acapulco (Capama), tendrán que esperar una semana más, o hasta enero próximo, para cobrar su aguinaldo. 

El ex integrante de la dirigencia sindical, Ernesto Ríos Martínez, con más de 35 años de antigüedad, explicó que la base trabajadora está desencantada. 

Advirtió que personal de alcantarillado se siente desprotegido ante la falta de renovación del equipo utilizado para limpieza de drenaje, como tres trajes de buzo elaborados de neopreno. En declaraciones a La Jornada Guerrero, el ex candidato a secretario general de la sección 27 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (Suspeg), explicó que “no hay herramientas, no hay refacciones, no hay materiales”. 

Sentenció que “no creemos que no haya dinero en la Capama”, y advirtió que debido a las fugas en el sistema de distribución, se desperdicia más agua de la que se vende. 

Ríos Martínez estimó que alrededor de mil trabajadores, principalmente personal de lista de raya, cobrarán su aguinaldo hasta la semana entrante. 

En el organismo laboran alrededor de 3 mil personas, de los cuales alrededor de 927 son de base. 

Señaló que “quienes más padecen son los trabajadores de contrato y eventuales”. 

Explicó que “los tres trajes de buzo para atender los cárcamos no han sido reparados”. Ríos Martínez mencionó que los trabajadores acostumbran a laborar sin medidas de seguridad, sin quejarse, con tal de “sacar la chamba”. 

Agregó que “tampoco se cuenta con insumos con los que se tenían en años anteriores, como jabón neutro, estopas para limpieza, frascos de alcohol, entre otros aditamentos. 

Debido a ello, la limpieza la tienen que realizan con implementos mínimos

Archivo

« Junio 2021 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30