Ya lo advirtió el gobernador Héctor Astudillo Flores: 2021 será un año históricamente complicado a consecuencia del coronavirus.

Adelantó que los ingresos estimados para el ejercicio fiscal próximo son menores a los aprobados este año.

En 2021 comenzaremos a sufrir las consecuencias económicas de que se hayan cerrado, en el periodo marzo-junio, más de 375 hoteles, 587 restaurantes y 669 establecimientos turísticos, como discotecas, bares, agencias de viajes, artesanías, joyerías y centros recreativos; de que se hayan suspendido 66 congresos y convenciones, 17 vuelos nacionales, 19 vuelos internacionales y ocho cruceros al puerto de Acapulco; de que se haya dejado de recibir 2.6 millones de turistas, y de que se hayan perdido 15 mil empleos formales y cerca de 40 mil empleos informales.

Un escenario desolador que si bien comenzó a flagelar este año, recrudecerá sus efectos en el siguiente y quién sabe durante cuántos más.

Al rendir el mandatario su V Informe de Gobierno, diputados locales fueron insistentes en recomendarle impulsar estrategias y acciones para recuperar la economía del estado y mitigar con ello la crisis económica.

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, Alfredo Sánchez Esquivel, hizo ver, de manera independiente, que la reducción de 694 millones de pesos al presupuesto de Guerrero es un llamado de alerta para que municipios y poderes del estado planeen un gasto responsable y equilibrado.

Por otro lado, el mismo Congreso ha llamado a los ayuntamientos a no elevar las tasas impositivas, con lo que se refiere a no subir los actuales impuestos, ni crear nuevos, como recurso para aumentar sus ingresos.

Estado y municipios están ahorcados; por tanto, tendrán que ser cuidadosos en el gasto de su presupuesto y tomar en cuenta que es en el momento de crisis cuando los gobernantes demuestran que saben administrar.

Pero, alerta, la complicación histórica no sólo se circunscribirá a los gobiernos, sino será extensiva a la economía familiar, en la que de igual modo habrá la necesidad de hacer ajustes en los gastos.

Menos mal les irá, desde luego, a los jefes de familia que tengan nociones de educación financiera, misma que, debiendo ser prioritaria en los programas educativos escolares, no figuran ni de broma.

2021 será un desafío, sobre todo para los que se quedaron sin empleo, pues tendrán que activar su creatividad para generar ideas que les permitan obtener dinero para sobrevivir. n

Se busca aplicar cobros justos, asevera Adela Román Ocampo


Por mayoría de votos, ediles de las diferentes fracciones aprobaron el proyecto del presupuesto de ingresos que dictaminó la Comisión de Hacienda para el ejercicio fiscal 2021, por la cantidad de 3 mil 851 millones de pesos, mismo que será enviado al Poder Legislativo para su análisis, discusión y aprobación.

El proyecto contiene la tabla de valores unitaria para terrenos urbanos, predios rústicos de construcción y características de categoría de construcción e iniciativa de Ley de Ingresos del municipio de Acapulco para el próximo año.

Durante la octava sesión Extraordinaria de Cabildo del presente año, celebrada en el Antiguo Palacio Municipal, la alcaldesa Adela Román Ocampo dejó claro que las propuestas emitidas no son para perjudicar a la ciudadanía, todo lo contario: se pretenden eliminar cobros adicionales de impuestos.

Román Ocampo destacó que con la eliminación de cobros pro-turismo, pro-caminos, pro-educación, entre otros, que fueron declarados inconstitucionales por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, habrá de reducir el cobro de impuestos a los contribuyentes.

A sí, al primer vistazo del conglomerado, el aumento a la base gravable de los predios e inmuebles constituye un incremento al pago del impuesto predial.

Tan es así que, con esta medida, el ayuntamiento de Acapulco se propone elevar en 1.43 por ciento sus ingresos.

La alcaldesa Adela Román Ocampo y algunos regidores intentan tranquilizar a los contribuyentes al asegurar que la disposición no causará un alza en el impuesto predial.

La tasa en sí, no, pero no necesitan subirla para que el causante pague más, pues elevar la base gravable se produce en automático un mayor desembolso.

Así el punto, el ayuntamiento mejoraría sus ingresos y podría alardear a la vez de que no ha subido los impuestos, pero el contribuyente pagaría más.

Es un hecho.

Al abordar el tema, el síndico administrativo, Javier Solorio Almazán, y el regidor de Morena Javier Morlett Macho impugnaron la decisión; aseveraron que esta propuesta de incremento en las bases gravables tendrá impacto en el pago del predial, así como en el pago del impuesto sobre adquisición de inmuebles, pero centraron su oposición fundamentalmente en la advertencia de que, según prevén, el incremento a la base podría ocasionar que los ciudadanos se amparen para no pagar el impuesto predial.

Ayer saltó a la palestra el regidor Hugo Hernández Martínez, integrante de la Comisión de Hacienda, a garantizar que no habrá aumento en el cobro del impuesto predial y que en 2021 el causante pagará exactamente lo mismo que pagó en 2020.

Puntualizó que debido a que se declararon inconstitucionales tres impuestos: pro turismo, pro educación y pro caminos, se tuvo que hacer un ajuste en la base catastral, pero también en el porcentaje de la tasa, que disminuyó de 12 a 3.9 al millar.

Con este ajuste y la desaparición de impuestos se equilibra el aumento a la base gravable, explica el edil.

Es clara la trampa; no quieren dar la impresión de que, al elevar el cobro del predial, se salen de la línea federal de no subir los impuestos, y puede ser que, como asegura Hernández Martínez, el causante pague en 2021 lo mismo que pagó en 2020, pero de que subirá el cobro del predial, subirá.

Por lo pronto, con la oposición de Solorio y Morlett, se aprobó ya la Ley de Ingresos, pero será el Congreso del estado el que la apruebe o rechace. n

Complicado 2021

Oct 27, 2020

Bien mirado, el informe del quinto año de gobierno que presentó este martes el titular del Poder Ejecutivo local, Héctor Astudillo Flores, resulta estremecedor por cuanto hace a las cifras del demoledor impacto de la contingencia sanitaria derivada de la proliferación del nuevo coronavirus humano en el territorio de Guerrero, números que sustentan su previsión de que el próximo año será “históricamente complicado” para todos, no sólo para la administración pública estatal.

Es que si los establecimientos del sector terciario de la economía –que es el que proporciona el grueso de los ingresos fiscales de la entidad– cierran de manera masiva, una de sus consecuencias es la caída en los ingresos tributarios del gobierno, pues a menos actividad económica, menos pago de impuestos.

Y con menos dinero en sus arcas, el gobierno debe hacer frente a la emergencia sanitaria y sus complicaciones, lo cual ya le obligó este año a reorganizar su presupuesto mientras trataba de no quitar demasiados fondos a los sectores esenciales de la administración.

También con menos recursos deberá transitar el próximo año, porque la economía estará demasiado lastimada como para generar suficientes ingresos fiscales.

La situación no debería ser tan complicada, pero lo es. Y aunque el verbo “hubiera” suele no ser de utilidad cuando la situación no tiene remedio, aquí sí cabe acotar que si el gobierno federal hubiera hecho con diligencia su parte, otra suerte cantara no sólo a los guerrerenses, sino a todo el país.

Su estrategia nunca fue retrasar lo más posible la entrada masiva del coronavirus a territorio nacional, mientras la investigación médica en el resto del mundo proporcionaba nuevas herramientas para hacerle frente. Más bien, su decisión fue entregarse resignado a lo que el destino deparara; desechar a priori posibles soluciones; dejar, pues, que la pandemia siguiera su curso para anteponerle remedios cuando el mal estuviera ya hecho.

En suma, desoyó el sabio consejo popular: es mejor prevenir que remediar. Y aquí está Guerrero, entre el semáforo rojo y el naranja, ideando cómo hacer para que el próximo año el presupuesto alcance para lo elemental. n

En operación conjunta, verifica que se cumpla con las medidas


El director de Reglamentos y Espectáculos del municipio, Francisco Alejandro Fabián Mujica, informó que durante el presente mes se han aplicado alrededor de 26 clausuras a establecimientos que no aplican los protocolos sanitarios para contener contagios de Covid-19.

El funcionario destacó que de manera coordinada con Protección Civil, Vía Pública, CAPTA, Ejército, Guardia Nacional, Policía Turística y Policía Federal han verificado que los establecimientos cumplan con las medidas de sanidad, entre ellas el uso obligatorio de cubrebocas, aplicación de gel antibacterial, uso de tapetes desinfectantes de calzado y la sana distancia.

Fabián Mujica informó que a través de los operativos se revisa la vigencia de las licencias de funcionamiento y que se apliquen los protocolos sanitarios. Por incumplir con alguna de las normas se ha procedido a la multa y la clausura de 26 establecimientos, entre ellos La Poderosa, La Patrona, Tomate, Malagua, bar Medusas; Sport Bar Alex y Concept Snack Restaurant.

Explicó que los negocios clausurados deben cumplir con el pago de una multa que puede ir de los 25 a 50 mil pesos, dependiendo la magnitud de la falta.

Archivo

« Octubre 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31