La presidió Olga Sánchez Cordero; se realizó de manera virtual


Chilpancingo, 21 de diciembre. En seguimiento al trabajo permanente y coordinado entre las instancias federales, estatales y municipales responsables en materia de seguridad pública, el gobernador Héctor Astudillo Flores participó en la XLVI Sesión Ordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública, que debido a la emergencia sanitaria por el Covid-19 se realizó de manera virtual, cuyo evento fue encabezado por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Leonel Efraín Cota Montaño.

Desde la sala de Gabinete de Casa Guerrero, acompañado del secretario de Seguridad Pública, David Portillo Menchaca, así como del secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública, Antonio Piza Vela, el fiscal general del estado, Jorge Zuriel de los Santos Barrila, el titular del Ejecutivo guerrerense ratificó el interés de su gobierno de ser un aliado de la federación y los municipios en el combate a la delincuencia.

Producto de ese esfuerzo y coordinación, en los últimos meses Guerrero se ha alejado de los primeros lugares en la comisión de delitos como el homicidio.

Contrasentido

Ene 18, 2021

Sin duda alguna, falta mucho por legislar y reglamentar para que el gobierno funcione con toda la eficiencia y toda la eficacia deseables, para que sea inexpugnable a la corrupción y a la incompetencia, para que con la menor cantidad posible de recursos produzca los mejores resultados posibles.

Porque es de sentido común que el tamaño de la nómina municipal y los salarios de sus funcionarios deberían guardar relación directamente proporcional con el tamaño de la economía del municipio, con las excepciones y salvaguardas que exijan o impongan las circunstancias del estado y de la nación.

Si el municipio goza de una economía boyante, lo cual se haría patente por el volumen de su aportación al producto interno bruto estatal –consecuencia de un buen producto interno bruto municipal y del tamaño de su población–, puede ser aceptable que la nómina de su ayuntamiento sea robusta y que los salarios de sus funcionarios sean superiores al promedio de los ayuntamientos del estado, o que incluso sean los más altos.

En la situación contraria, sería de esperar que el tamaño de la plantilla y los salarios de los jefes no estén entre los más grandes de la entidad. Es una relación fácil de comprender para casi cualquier persona.

Pero he aquí que, en apariencia y en general, quienes gobiernan no entienden de relaciones proporcionales, y suelen cometer excesos, como en Chilpancingo, cuyo cabildo se concedió este año un aumento salarial de 100 por ciento, con el cual sus integrantes son los mejor pagados de la entidad, a pesar de que el municipio no es la economía más fuerte del estado, si bien su producto interno per cápita sí es el más alto.

Debe haber alguna manera de lograr que si, por ejemplo, resulta notorio que un alcalde no comprende estas relaciones que se dan en la economía, entonces tuviera por obligación hacerse asesorar de conocedores de la materia.

Tal vez así podría evitarse extravíos como el cometido en el ayuntamiento capitalino, que por un lado enfrenta todos los días protestas de sus trabajadores, que exigen el pago de salarios devengados o de otras prestaciones también adeudadas, mientras que por otro lado el cuerpo edilicio goza de los más altos salarios de entre todas las comunas del estado. n

Para gobernar Guerrero no hay que tener miedo, afirma el Ejecutivo


Ajuchitlán, 20 de diciembre. El gobernador Héctor Astudillo Flores, cumplió su palabra al visitar el Ejido de El Balcón en la parte alta de la Sierra de Ajuchitlán del Progreso colindante con el municipio de Tecpan, donde sostuvo un encuentro con comisarios de la Unión de Ejidos Forestales y Agropecuarios Hermenegildo Galeana para dar a conocer los proyectos y obras de desarrollo y conectividad en esta ruta por más de 42 millones de pesos de inversión.

“La Sierra realmente hoy está de fiesta porque usted está aquí. Tener a nuestro gobernador de Guerrero en el corazón de la Sierra, de lo que es el filo mayor, es para nosotros gratificante. La gente de la Sierra quiere trabajar con nuestro gobernador y decirle que los serranos apostamos que usted es un gobernador sensible y comprometido con el estado, nosotros sabemos agradecer”, expresó Leonides Chávez Ruiz, presidente del Comité de Seguridad Ruta Tecpan-El Balcón.

Como se había comprometido luego de diversas reuniones en Acapulco con los comisarios de los Ejidos de la Sierra de Ajuchitlán del Progreso y Tecpan, el Gobernador Héctor Astudillo Flores llegó hasta El Balcón, municipio de Ajuchitlán del Progreso, donde expresó: “Yo vengo a ayudar, porque un gobernador está para ayudar, sé perfectamente las condiciones y lo difícil de los caminos y necesidades que hay, y pueden ser muchas, pero vengo con el mejor de los ánimos para ayudar”.

En su mensaje, el gobernador Héctor Astudillo Flores, reiteró que terminará el 2020 trabajando y entregando obras y acciones, pues sostuvo que ha sido un gobernador que ha tratado de poner orden y promover la paz. “Es muy diferente el estado hoy a como lo recibí hace cinco años, ustedes lo observan, tenemos problemas como en todo el país, hay muchas cosas por hacer”.

“Les doy mi palabra que he tratado de ser un gobernador responsable y atento. No soy amigo de la soberbia, no me gustan los soberbios que tarde que temprano fracasan, me he formado en la cultura del esfuerzo, nadie me ha regalado nada y otra cosa que les quiero decir, aprendí a perder el miedo para gobernar, porque para gobernar Guerrero no hay que tener miedo, hay que tener mucho corazón, y una gran determinación”, expresó el gobernador Héctor Astudillo Flores en el pleno corazón de la Sierra de Guerrero en el municipio de Ajuchitlán del Progreso.

A riesgo de repetir un cliché –recurso cuasiprohibido en la redacción periodística, que no debe hacerse con lugares comunes–, es imperativo dejar constancia de lo salomónica que resulta la decisión tomada por las autoridades que controlan el color del semáforo epidemiológico, pues han permitido que los tres principales municipios de la entidad pasen al amarillo, lo cual implica aflojar en ellos las restricciones sanitarias para permitir el rejuego de la economía, mientras que mantiene el resto del estado en el naranja, con la posibilidad de que la zona Norte pase al color rojo, debido a la multiplicación de los contagios de Covid-19.

Esto implica un cambio en el manejo del semáforo epidemiológico, pues hasta ahora el color decretado por las autoridades se había extendido a toda la entidad, sin considerar las diferencias sanitarias entre sus regiones. Así, a partir de hoy en nuestra entidad tienen vigencia dos colores de este mecanismo, y en pocos días podrían ser tres, según lo anunciado por el gobernador Héctor Astudillo Flores y otros funcionarios.

Es una decisión arriesgada, como muchas otras que han tomado las autoridades en relación con la pandemia del nuevo coronavirus, porque implica mantener abiertas las puertas de los tres más importantes municipios del estado –por el tamaño de su población y de su economía– al principal mercado vacacional de la entidad: la Ciudad de México y el Estado de México, que hace poco fueron colocados en el semáforo rojo, el que indica el más alto riesgo de contagio, debido al crecimiento exponencial de los contagios de los días recientes.

En Guerrero se requerirá que tanto autoridades como pobladores extremen sus cuidados para evitar que esa ola de contagios que se está produciendo en aquellas entidades acabe por trasladarse a los tres municipios guerrerenses ahora en amarillo.

Por eso se requería de una solución equilibrada, que permitiera el rejuego de la economía, pero al mismo tiempo mantuviera a raya la cadena de infección del virus, pues de muy poca utilidad sería para acapulqueños tener trabajo e ingresos el fin de año, si en la primera semana de enero caerían enfermos por el virus. Guerrero necesita ingresos, pero “también necesitamos salud”, dijo el gobernador. n

El mandatario estatal afirmó que cerrará el año trabajando y entregando obras


Iguala, 17 de diciembre. Durante la inauguración de obras educativas, la primera parte de una ciclovía y un tramo del periférico, el gobernador Héctor Astudillo Flores afirmó que cerrará el año trabajando y entregando obras.

En su visita a la ciudad tamarindera, acompañado del presidente municipal Antonio Jaimes Herrera; funcionarios estatales y municipales; del diputado local Héctor Ocampo Arcos; el titular del Ejecutivo guerrerense inauguró la primera etapa de la ciclovía consistente en 400 metros, pero cuando se concluya, tendrá una longitud de 11.4 kilómetros que servirá para promover el deporte y el uso de la bicicleta, señaló que este proyecto le dará a Iguala una mejor imagen urbana.

Anunció que el próximo año se pavimentarán un kilómetro 300 metros más del periférico y se concluirá la ciclovía, ambas obras estarán listas a finales de junio, donde se invertirán 60 millones de pesos.

 Posteriormente inauguró la construcción total de la escuela primaria Gregorio Torres Quintero, en la que el Instituto guerrerense de la Infraestructura Física Educativa (Igife), construyó tres edificios con 24 aulas, cooperativa, taller de cómputo y demás equipamiento.

Archivo

« Enero 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31