Cambio de estrategia

Escrito por  Jun 01, 2020

Con un crecimiento exponencial de contagios, concluyó la Jornada Nacional de la Sana Distancia por el Covid-19, a 69 días de haber comenzado.

Este sábado 30, autoridades estatales reportaron mil 829 contagios acumulados, es decir, 184 más que el viernes 29 en que sumaron mil 645.

A nivel nacional, los casos confirmados acumulados el sábado 30 fueron 87 mil 512 contra 84 mil 627 del viernes 29, lo que equivale a un incremento de 2 mil 885 contagios.

¿Por qué dar por concluida la medida sanitaria si la línea, en vez de aplanarse, va en ascenso?

Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, explica que cuando inició este ejercicio, la transmisión del virus era “razonablemente dispersa”; en la actualidad –abunda-, hay una clara focalización y hay una asincronía de las pandemias; por tanto, la acción más pertinente es pasar a un manejo regional.

Así, llamó a la población a no confundir el final de la Jornada Nacional de la Sana Distancia con un regreso a la vieja normalidad.

Reforzó: “No quiere decir que ya se puede salir a la calle, que a las cero horas del lunes ya se pueden hacer las actividades normales; tampoco es que el comercio y empresas pueden abrir”.

Por su parte, el gobernador Héctor Astudillo dejó en claro que, al seguir Guerrero en rojo en el semáforo epidemiológico, no se reabrirán actividades no esenciales antes del 15 de junio.

Anunció, asimismo, que seguirán aplicándose las medidas sanitarias y que personas mayores de 60 años y las que padezcan enfermedades crónicas, deberán seguir en casa.

El problema no ha terminado, sino por el contrario sigue creciendo; es la forma de combate la que se modifica.

Astudillo Flores alerta que los próximos 15 días serán difíciles.

Desde hoy, serán los resultados los que vayan cambiando cada semana los colores del semáforo, mismos que dependerán, entre otros factores, de los contagios registrados y el porcentaje de la ocupación hospitalaria.

En consecuencia, el mandatario convoca a alcaldes y a la población a cumplir con su parte.

De hacerlo, prácticamente será la población la que mueva el semáforo, que, de rojo, deberá pasar a anaranjado para poder reanudar ciertas actividades, apegándose a estrictos protocolos de seguridad. n