Y como respuesta, el vacío

Escrito por  Oct 23, 2020

Si alguien preguntara dónde está el grito de las mujeres, ni necesidad habría de responder porque resuena fuerte, indignado, angustiado, por todas partes.

El asesinato de Ayelin Iczae fue el detonante para que, una vez más, las féminas restrieguen, a quien corresponda, la ausencia de justicia.

De acuerdo con reporte oficial, en los últimos días han desaparecido ocho mujeres; ayer, familiares de la señora Norma Patricia Alarcón, desaparecida el 20 de este mes, marcharon para exigir su localización; el pasado viernes desapareció Mitzi Pamela González Torres, de 14 años, de acuerdo con la denuncia pública hecha por su madre, Ángeles González Torres, al exigir su presentación.

La diputada Erika Valencia Cardona, presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género en el Congreso local, acusó: Las autoridades fueron omisas en la búsqueda de la menor Ayelin Iczae Gutiérrez Marcelo. Exigió investigar a los servidores públicos que no actuaron conforme al protocolo de la alerta Amber.

La desaparición y el asesinato de féminas no se detiene; tampoco hay esclarecimiento de casos ni detención de responsables. No hay procesos, sentencias, ni encarcelamiento de los mismos.

¿Qué está fallando?

¿Acaso faltan leyes que permitan a las autoridades cumplir su trabajo?

¿No sería suficiente para encerrar a los criminales aplicar la Alerta de Género decretada por el gobierno estatal en junio de 2017 en los ocho municipios con mayor incidencia de feminicidios, entre ellos Acapulco, Chilpancingo e Iguala?

En ese momento el gobierno del estado reconoció “el ineludible deber de establecer medidas emergentes para detener la violencia de género y feminicida”.

¿Qué caso ha tenido que el gobierno estatal y la Unicef (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia) hayan firmado en noviembre de 2019 los convenios con los municipios en los que existe la declaratoria de Alerta de Género para el cumplimiento del programa de atención a esa declaratoria?

¿Para qué se creó, entonces, la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia en febrero de 2007?

Quienes tienen la responsabilidad de hacerlas respetar, ¿estarán esperando que se apliquen solas?

¿A nadie corresponde vigilar que quienes tienen la función de detener y procesar a los delincuentes hagan su trabajo?

Con razón nadie escucha a las mujeres.

Ni hace suyo su dolor ni su coraje. n