Heridas que no sanan

Escrito por  Ene 19, 2021

Tranquiliza el reconocimiento público hecho por el presidente Andrés Manuel López Obrador al trabajo del gobernador Héctor Astudillo Flores.

En Guerrero –puntualizó el mandatario del país– se ha logrado avanzar porque se trabaja de manera conjunta con el gobernador del estado.

Eso, aunque de ninguna manera es novedad, porque no es la primera vez que el jefe del Ejecutivo federal le levanta la mano al estatal, seguramente deja buen ánimo entre los guerrerenses, sobre todo si se toma en cuenta el conflicto suscitado entre algunos gobernadores de otros estados y el gobierno federal.

Aún militando en diferente partido político, Astudillo Flores, sin caer en el sometimiento, pero sin dejar de ser prudente y respetuoso, ha sabido llevar una buena relación con el gobierno de la República, aunque no libre de algunos diferendos que han llegado a superarse en buenos términos.

No obstante, esa buena relación, esa coordinación a la que hizo referencia López Obrador, no ha sido suficiente para resolver algunos problemas que no dejan de lastimar a ciertos sectores o grupos de guerrerenses, que, ante la gira del mandatario por la entidad, salieron inevitablemente a flote.

Así, desplazados de la sierra de Coyuca de Catalán y Petatlán le pidieron  proyectos productivos para salir adelante, pues tuvieron que salir huyendo de sus comunidades acosados por la violencia.

Ejidatarios de El Rincón le solicitaron que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) pague por las tierras expropiadas para la creación del centro vacacional integralmente planeado Ixtapa.

En Zacualpan, Atoyac, surgió la protesta y la desesperación de trabajadores del sector salud, de pescadores de la región y de habitantes de la parte alta de la sierra, a los que se negó a escuchar.

En Zihuatanejo, fundadores de la empresa Frutas Tropicales Mexicanas pidieron al mandatario que el ex comisionado nacional del fertilizante en la entidad, Jorge Gage Francois, les devuelva las instalaciones y acciones que, acusaron, les ha despojado.

En Acapulco, madres de niños con cáncer pidieron al Presidente abastecimiento de medicamentos al Instituto Estatal de Cancerología.

Los conflictos se enraizan cada día y se añejan profundizando el resentimiento, la indignación y el enojo entre los afectados.

¿Habrá respuesta? n