Sin aparecer, los 20 millones

Escrito por  Nov 10, 2019

Ayer resurgió en Taxco el tema del museo de la platería y del Centro de Convenciones, a cuya creación y remodelación se destinaron en 2014, en forma respectiva, un total de 20 millones de pesos –10 y 10–, sin que se llevaran a cabo las obras y sin que apareciera el dinero.

En su momento, la Auditoría Superior de la Federación auditó los recursos y, al no realizarse los trabajos y, en consecuencia, no justificarse el uso del dinero, hizo las observaciones pertinentes, sin que se les diera seguimiento, ni se informara en qué paró el caso.

Ayer, en reunión con prestadores de servicios turísticos a la que asistió el titular de la Secretaría de Turismo del estado, Ernesto Rodríguez Escalona, el alcalde Marcos Efrén Parra Gómez le pidió practicar una auditoría a los recursos.

El edil picó chueco. Por un lado, el funcionario estatal no se encarga de auditar recursos; por otro, ya en su oportunidad, cuando turisteros taxqueños le exigieron explicaciones al respecto, el secretario se justificó diciendo que el asunto ya no era de su competencia porque había pasado a manos de las autoridades correspondientes.

Para Rodríguez Escalona, la desaparición del dinero era tema superado, no obstante que en 2015 fue él mismo quien denunció en reunión con turisteros que hubo tres proyectos que tenían observaciones, entre ellos el del Museo de la Plata de Taxco, el cual el gobierno de Rogelio Ortega Martínez había declarado como obra inexistente, a pesar de haber sido reportada como 100 por ciento terminada.

Esta vez, el responsable del área turística del gobierno estatal escuchó al alcalde, pero rehusó responderle.

Los proyectos del museo y del centro de convenciones debieron ejecutarse en 2014, siendo gobernador Rogelio Ortega Martínez, y titular de la Sectur Rodríguez Escalona.

Después de hechas las observaciones de la ASF, nadie quiso hablar ya.

Peor aun, en el gobierno de Enrique Peña Nieto le rasuraron tales observaciones, mismas que, de acuerdo con los datos del Libro Blanco del Programa de Desarrollo Regional Turístico Sustentable y Pueblos Mágicos, de donde provenían los recursos para la obra, los señalamientos están “sin salvedades y con cero recomendaciones”.

Total: no hay observaciones, siguen sin aparecer los 20 millones asignados y tampoco las obras, mismas que, según palabras del munícipe, servirían para atrer más turistas.

El balón se encuentra en la cancha del gobierno federal, donde supuestamente la 4T no admite corruptelas. n