Pungarabato y Ajuchitlán, con más muertes con presunción de feminicidio Foto: Especial

Pungarabato y Ajuchitlán, con más muertes con presunción de feminicidio

Escrito por  Raymundo Ruiz Avilés Oct 27, 2020

En Tierra Caliente no hay quien atienda este delito, critica activista


Taxco, 26 de octubre. Pungarabato y Ajuchitlán del Progreso son los municipios de la Tierra Caliente con el mayor número de muertes dolosas con presunción de feminicidio registrados en los últimos cuatro años con ocho casos en la zona, reveló la activista Citlalli Pinzón Aguario, dentro del Séptimo Conversatorio regional de la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres.

Denunció que contrario a que Guerrero haya sido el primer estado a nivel nacional que haya tipificado el delito de feminicidio el 21 de diciembre de 2010, es el estado que menos logra tipificar el delito de feminicidio, pese a que se instaló en 2017 el Protocolo de Investigación Ministerial, Policial y Pericial con Perspectiva de Género para el Delito de Feminicidio, y “en teoría ya debería desde esa fecha estar investigando todas las muertes dolosas de mujeres como presuntos feminicidios”.

En encuentro virtual transmitido en las redes sociales, convocado por la Red Estatal de Mujeres Guerrerenses por una Vida Libre de Violencia, la especialista en temas de violencia hacia las mujeres criticó que, a pesar de que hay un registro de agresiones y violencia contra las mujeres en la región de la Tierra Caliente, el municipio de Coyuca de Catalán es el único que cuenta con la alerta de género, pero no tiene ningún registro de feminicidio a diferencia de Pungarabato y Ajuchitlán donde está el mayor número de casos.

Informó que, de acuerdo con datos del Monitor de Violencia de Género y Feminicidios de la Asociación Guerrerense contra la Violencia hacia las Mujeres, en los nueve municipios que integran la región de Tierra Caliente, Ajuchitàn del Progreso es el de mayor número de casos de muertes dolosas con presunción de feminicidio con cuatro registrados en los últimos cuatro años, Pungarabato tiene tres y uno está en Tlapehuala, lo que da como resultado ocho casos en esta zona.

“Es hasta contradictorio; hay violencia feminicida y no hay las organizaciones públicas para que se pueda atender este tipo de delitos”, criticó.

Pinzón Aguario mencionó que se instalaron oficinas en las siete regiones del estado con la Fiscalía General del Estado de Atención a los Delitos de Feminicidio, lo cual “a pesar de haberse instalado en 2018 las siete oficinas regionales, hoy no se cuenta con el este servicio en las regiones de Tierra Caliente, Costa Chica y Costa Grande”.

Señaló que la instalación de las oficinas implica en esta recomendación el fortalecimiento de las Agencias Especializadas en Delitos Sexuales y Violencia Familiar en el estado.