Dulces tradicionales mexicanos siguen en la preferencia de pobladores, indican Foto: Rodolfo Valadez Luviano

Dulces tradicionales mexicanos siguen en la preferencia de pobladores, indican

Escrito por  Rodolfo Valadez Luviano Dic 31, 2019

Los niños son los que más los prefieren, dice algodonero


Tecpan, 30 de diciembre. A pesar de la introducción de golosinas y dulces extranjeros y nacionales, en los que se usan métodos tecnificados de elaboración, además de materiales y sabores artificiales, los dulces tradicionales mexicanos siguen dentro del gusto y preferencia de la población, aseguró Daniel Hernández Cabañas, fabricante de algodones de azúcar, una de las golosinas más añejas del país.

Los niños son los que mantienen su preferencia a estos dulces a pesar de la ola de golosinas y caramelos que se vino de países como China o Estados Unidos, que se sumaron a los que se fabrican en México, añadió el pabellonero, quien tiene un pequeño local dentro de la feria decembrina ubicada en el zócalo de Tecpan, donde elabora y vende sus algodones de varios colores.

En una mesa del pequeño local, tiene varias bolsas de colores: rosa, azul, rojo, verde, blanco, violeta, beige y amarillo. Se trata de azúcar preparada previamente con la que se obtienen los algodones de diferentes colores, explicó el vendedor, mientras enciende la máquina en la que habrá de comenzar a hacerlos para ofrecerlos en la venta diaria.

La azúcar preparada se vierte en el centro de la máquina, donde hay una flama que calienta el endulzante, y que hace que la pulpa del azúcar salga disparada por la velocidad a la que se mueve el aparato. “Es la vieja manera de hacer los pabellones, al puro estilo artesanal”, presume el adolescente, al tiempo de acomodar sus productos en una caja antes de ponerlos a la venta.

El joven de 22 años afirma que aunque los dulces mexicanos han sido víctimas de la llegada de nuevos productos hechos con otro tipo de tecnología y materias primas, siguen dentro del gusto de la gente, “negándose a morir en un mundo cada vez más tecnificado que hace a un lado a las viejas formas de producir dulces tradicionales mexicanos”, apuntó.

Contó que diariamente vende entre 40 y 50 algodones a personas adultas, jóvenes y niños, “lo que demuestra que la gente tiene preferencia por ese producto aún”, aseveró el algodonero, mientras ayudado por su esposa, acomodaba los algodones de colores en el típico palo con hoyos para ofrecerlos por la noche a las personas que asisten a la feria tecpaneca de fin de año.

A pesar de ser de origen italiano, los algodones de azúcar forman parte del repertorio de dulces tradicionales mexicanos, como las alegrías, los merengues, camotes, borrachitos, muéganos, cacahuates garapiñados, chongos zamoranos, dulces de leche, ate, cajeta o morelianas, entre otros.