Imprimir esta página
Turisteros y buzos de Caletilla y Caleta piden ayuda gubernamental Foto: Hervey Valencia

Turisteros y buzos de Caletilla y Caleta piden ayuda gubernamental

Escrito por  Patricia Rumbo Jul 06, 2020

Señalan que ha habido importantes cantidades de basura durante el cierre

El reinicio de actividades bajo la nueva normalidad les dio ganancias mínimas en su primer fin de semana, resaltan

“La reapertura debe darse junto con la entrega de apoyos financieros”


Promotores y prestadores de servicios turísticos y buzos voluntarios, pidieron apoyo gubernamental porque después de tres meses de confinamiento por la pandemia provocada por el Covid-19, el reinicio de actividades económicas dentro de la nueva normalidad dio mínimas ganancias y grandes cantidades de basura a Acapulco en su primer fin de semana.

En entrevista a sana distancia, Francisco Reyes Chávez, propietario de transportes de la ruta terrestre-acuática que va de las playas de Caleta y Caletilla a la isla La Roqueta, dijo que la reapertura de los negocios y servicios en el 30 por ciento de sus capacidades para evitar el incremento de contagios de coronavirus, es una estrategia que tiene que llevarse a cabo junto con la entrega de los apoyos financieros para que “no salga más caro abrir y sostener los gastos, si no se obtienen los ingresos suficientes”.

El hombre, conocido también como Paco El Buzo, expuso que los trabajadores que tienen contacto directo con los visitantes son los más afectados y sólo han recibido una despensa de parte de la alcaldía desde que inició la crisis de salud que los encerró.

Reyes Chávez señaló que “no hay un plan económico para nosotros, el gobierno dijo sí pueden correr, caminar, pero no comer en la zona, no es suficiente con un kilo de frijol que, si lo hierves se acaba el tanque de gas, pedimos que otorguen empleos temporales y créditos a la palabra igual que lo hicieron con los pescadores por la contingencia”.

Precisó que en números las ventas estuvieron al dos por ciento en estos días, porque sí se transportaron clientes, pero lo recaudado solventó la operación del sábado y el domingo.

Francisco Reyes narró que no hay vendedores ambulantes en el área, que a las embarcaciones acceden 10 usuarios nada más y que algunos de ellos fueron rechazados por estar acompañados de animales de compañía que quedaron prohibidos; “también hay que aceptar qué destino tenemos, aquí tenemos precios para todos, se come desde 30 pesos por eso viene la gente, somos accesibles; en Cancún y en Los Cabos esto no es posible”.

Los buzos voluntarios de la organización Blue Water, describieron que los residuos sólidos urbanos no disminuyeron su presencia durante este periodo, sino que “ahora sacamos de la arena y del fondo del mar muchos cubrebocas porque los mismos habitantes de las colonias no cuidan el medio ambiente”.

Agregaron que, a las instituciones y a los locales les hace falta apreciar que el oxígeno llega del mar en un 80 por ciento, porque a pesar de mantenerse monetariamente y de recrearse de este bien natural no hay respeto para él, sino contaminación.